miércoles, 9 de enero de 2013

Salva a su bebé del "abrazo" de una pitón de dos metros en plena noche


Tess, una madre australiana, se despertó en mitad de la noche por los bufidos de su gato y encontró una pitón de casi dos metros enroscada alrededor del brazo de su hija de dos años.

Una madre de la localidad australiana de Lismore, en la región de New South Wales, se llevó un buen susto en la noche de Reyes. Tess Guthrie , de 22 años, se despertó por los bufidos de su gato y encontró una pitón de casi dos metros de largo enroscada alrededor de uno de los brazos de su hija de dos años, que dormía a su lado, según publica el diario británico DailyMail.

"Pensé que estaba teniendo una pesadilla, pero luego me di cuenta de que no era un mal sueño", asegura.

Tess se lanzó sobre la serpiente y la agarró por la cabeza, pero ésta se revolvió y mordió tres veces la mano de la pequeña Zara. Aun así, la madre de la niña consiguió desenroscarla del brazo de la pequeña y llamó a los servicios de emergencia.

Mientras su hija era atendida de los mordiscos -que no eran venenosos-, un experto en serpientes se desplazó hasta la casa para capturar a la pitón, que se encontraba durmiendo entre el cabecero de la cama y la pared.

El experto asegura que la pitón no trataba de hacer daño a la niña. "Estas serpientes cuentan con unos sensores bajo su mandíbula inferior que les permiten ver el mundo en imágenes infrarrojas. Así que, en la oscuridad, vio a la pequeña como un lugar caliente donde acurrucarse".

Después de que las mordeduras fueran tratadas con antisépticos en el hospital de Lismore, Zara y su madre volvieron a casa.

Tess aseguró que su gato se había estado comportando de un modo extraño desde unos días antes al incidente con la serpiente. Además, la madre insistió en que no se matara a la serpiente y pidió que se soltara de vuelta en la naturaleza a unos kilómetros de la casa.

https://www.kickstarter.com/projects/710877818/1018417791?ref=dchek8&token=89528aae