«¡Lo logramos!», el abrazo de las tres religiones ante el Muro de Jerusalén

papa-francisco-jerusalen--644x362
El fortísimo abrazo de tres líderes religiosos -un judío, un cristiano y un musulmán- frente al Muro de Jerusalén marcó el momento cumbre de la última jornada del Papa Francisco en Tierra Santa. Cuando el Santo Padre terminó de rezar en el lugar más sagrado de los judíos, el rabino Abrahán Skorka y el líder musulmán argentino Omar Abboud, salieron a su encuentro emocionados. Los tres hombres se fundieron en un abrazo y un comentario: «¡Lo logramos!».
El viejo sueño alimentado por la amistad de los tres en Buenos Aires se hizo realidad ante el mundo entero, ofreciendo la mejor fórmula para superar la pesadilla de los enfrentamientos religiosos: respeto y afecto entre personas de buena voluntad.
El Papa llegó al Kotel –el nombre religioso del Muro en hebreo-, procedente de la Explanada de las Mezquitas, donde había mantenido un encuentro con el Gran Muftí de Jerusalén y pronunciado un discurso ante el Consejo Supremo Musulmán. Sus últimas palabras habían sido rotundas: «¡Que nadie instrumentalice para la violencia el nombre de Dios!».
La peregrinación al Muro Occidental, donde le estaban esperando sus compatriotas Abrahán Skorka Omar Abboud, que forman parte del sequito papal, comenzó con una explicación arqueológica de las vicisitudes de la Montaña del Templo a lo largo de la historia. De vez en cuando, una racha de viento hacia volar la esclavina blanca, ocultando el rostro del Santo Padre que miraba con atención la maqueta.
Terminada la presentación, el Papa escuchó muy concentrado el discurso-plegaria de un rabino. Mantenía la cabeza baja, pero alzaba la mirada de vez en cuando para contemplar el Muro, despejado de todo visitante: era para ellos dos en una plegaria común a «Adonai», «Elohim», el Dios único de los múltiples nombres.
Al llegar su turno, el Papa no tomó la palabra sino que se acercó al Muro, apoyo en él su mano derecha y permaneció en silencio. Después rezó dos oraciones y, siguiendo la costumbre judía, depositó cuidadosamente los textos en un resquicio de los gigantescos sillares de piedra.
La plegaria duró un minuto y cuarenta segundos de gran intensidad mientras todos los acompañantes mantenía un respetuosos silencio. Se oía sólo el gorjeo de los pájaros que se posaban en los arbustos del Muro, creando un ambiente mágico y esperanzador.
El Salmo 122, la oración por la paz
El Rabino Skorka reveló después que las oraciones del Papa eran el Padre Nuestro en castellano y el Salmo 122, la oración por la paz en Jerusalén. Aunque el Padre Nuestro sea una plegaria cristiana, esa petición de perdón al Padre común y la promesa de concederlo a quienes nos ofenden resultaba muy adecuada en el Lugar Santo de los judíos, donde también rezaron Juan Pablo II en el año 2000 y Benedicto XVI en 2009.
Cuando recibió el abrazo de sus dos amigos, el Papa estaba radiante, igual que el rabino y el líder musulmán. Habían cumplido un sueño y dado un gran ejemplo al mundo.
Los demás rabinos y las autoridades judías estaban también felices. Todo había salido redondo, y no era el único regalo del día. Desde allí el Papa se dirigió a depositar una corona de flores ante la tumba deTheodor Herzl, el padre del Estado de Israel, y a visitar el museo deYad Vashem.
En el memorial del Holocausto, el Papa avivó la llama perenne, depositó una corona de flores blancas y amarillas con su nombre -«Pope Francis»- y pronunció un discurso de reflexión teológica sobre una pregunta formulada por Dios mismo según el relato del Génesis: «Adán, ¿Dónde estás?».
Era la pregunta después del primer pecado de la historia, y el Papa aseguró que «vuelve a resonar en este lugar, memoria de la Shoah, con todo el dolor del Padre que ha perdido un hijo». La desobediencia les había separado pues Adán se escondía. El pecado de orgullo y desobediencia había sido una sorpresa pues «el Padre conocía el riesgo de la libertad de su hijo, pero no podía imaginar una caída en ese abismo».
Según el Papa, ese mismo grito, «¿Dónde estás» resuena también, «enla tragedia inconmensurable del Holocausto, como una voz que se pierde en un abismo sin fondo». Por ello invocó el perdón y la misericordia del Señor, a quien imploró: «Danos la gracia de avergonzarnos de esta máxima idolatría, haber despreciado y destruido nuestra carne, la que tu creaste del barro de la tierra y vivificaste con tu soplo de vida».
«¡Nunca más, Señor, nunca más!», repitió el Papa para concluir con una plegaria: «Aquí estamos señor con la vergüenza de lo que el hombre, creado a tu imagen y semejanza, ha sido capaz de hacer. Acuérdate de nosotros en tu misericordia».
Al terminar su oración, el Papa se dirigió hacia cuatro hombres y dos mujeres, supervivientes del Holocausto. Al saludar a cada uno de ellos, Francisco les besaba la mano, como hace con los mártires. Aquellas seis personas eran el verdadero monumento.
Yad Vashem recuerda el mayor crimen de la historia de la humanidad. Es un lugar donde las emociones son intensas, sobre todo el horror ante la magnitud de la maldad humana. Por fortuna, el último elemento del programa fue la canción interpretada por un coro de niñas de escuela. A la salida, el Papa les hizo gestos de que le había gustado. Se lo agradecieron, y se hizo una foto con ellas. Enseguida afloraron las sonrisas. Y con ellas, la esperanza.fe y libertad
Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

LA DESTITUCIÓN DE DILMA: UNA CANALLADA

Juan El pequeño indigente

EL PLD VEINTE AÑOS DESPUÉS Listín Diario | “Observatorio Global”