Juan El pequeño indigente




 Juan El pequeño indigente
Se oye el runrunear de los vehículos, que transitan por la acaloradas calles de new york repletas de personas compradores compulsivos el ambiente es festivo la navidad aflora con villancico y luces.
Al fondo y desde otra óptica esta acurrucado en la acera, el niño Juan con pantalones rotos y descalzo pidiendo centavos de dólar para comer, mira al suelo de la alcantarilla para hurgar entre el lodo algunas monedas perdidas por los transeúntes, su estomago ruge de hambre, su voz entre cortada se escucha entre la gente.
.- ¿tiene usted unas monedas que me pueda dar?
–susurro,
¿Puede darme unas monedas?

 Con dolor en el estomago abandonado a su suelte después de la muerte de su madre, que do abandonado i triste su padre preso, sin familia y sin rumbo vagaba por las calles buscando un mendrugo de pan. Con pasos lentos pateando latas viejas recorre las calles


-hola
–saluda un anciano.
-¿quieres desayunar conmigo niño?

-Sí.  Pero Quien es usted  i porque me invita a desayunar,
De ahora en adelante mi niño no vas a sentir hambre ni tendrás mas frio ven vas a pasar la navidad más bella que hallas pasado en tu vida, se monto en su carruaje el cual voló a los cielos llegaron ante una mesa repleta de alimentos de diferentes sabores, Juan reía de alegría. Vestido de blanco con
Ropa limpia y diferentes juguetes. 

Mientras en la calle 54 de Manhattan, el parte policial daba cuenta de la muerte de un niño ,  que fue encontrado en posición fetal acurrucado con un viejo soldadito de juguete en sus manos y con una sonrisa en sus labios había muerto Juan, todos lloraron su muerte. Querían ayudar pero para qué ya no lo necesitaba estaba en un lugar mejor en el reino de los cielos











Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

LA DESTITUCIÓN DE DILMA: UNA CANALLADA

EL PLD VEINTE AÑOS DESPUÉS Listín Diario | “Observatorio Global”